martes, 1 de abril de 2014

La radio y la televisión


El mundo en el hogar
"No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo" (1 Juan 2.15)


Entre todas las diversiones del mundo, la radio y la televisión son grandes perversidades. Ellas hacen dormir a la gente, tanto moralmente como espiritualmente. Su fuerza maliciosa y siniestra ha entrado en la sala de hogares innumerables. Repugnantes escenas inmorales y de crimen han ganado la entrada en el santuario del hogar. Este peligro es aún más dañino que muchos otros males que nos rodean porque ya se encuentra dentro del hogar con la aprobación de los padres.

La mayoría de los padres ni aun piensan en llevar a sus hijos a los clubes, teatros u otros lugares indecentes ni a lugares de diversiones moralmente depravados. Sin embargo, estas mismas cosas se oyen y se exhiben delante de todos en la sala del hogar. ¡Satanás ha logrado una victoria tremenda! ¿En dónde se ha visto algo parecido para corromper tan completamente a la juventud en tantos países? Es una verdad bien establecida que lo que entra por los ojos hace una impresión profunda.

Frecuentemente los programas de televisión incluyen inmoralidades de todos tipos, escenas sangrientas de asaltos, pleitos, homicidio, el tomar bebidas alcohólicas, el fumar, bailar y hombres y mujeres vestidos indecentemente. Sin duda la vida moral y espiritual de muchos está en riesgo. Una dieta continua de crímenes brutales y violencia, ideada por hombres impíos, se ofrece a los millones que no tienes la fuerza moral para resistirla. Muchas de los que miran la televisión reconocen que su uso trae muchos problemas. Procuran justificarla por causa de lo bueno que presenta en la forma de servicios religiosos, programas educativos, las noticias, reportajes y pronósticos del tiempo y los avisos financieros. Cuando sale un programa perjuicios, ciertamente intentan apagarla, pero muchas veces no se hace el esfuerzo. Se desperdicia mucho tiempo precioso delante de la televisión. La Biblia nos advierte contra tal desperdicio cuando dice, "Mirad, pues, con diligencia cómo andéis, no come necios sino como sabios, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos". (Efesios 5.15,16)

Los niños inocentes están siguiendo el ejemplo de sus padres. Sin pensar en las consecuencias, los padres ponen la televisión con su influencia potente en un lugar prominente en el hogar. Muchos padres dependen de ella para entretener a los niños mientras ellos siguen sus propios intereses. La especie de miedo y horror que la televisión divulga no se necesita en ningún hogar. Al contrario, lo que se debe enseñar es un respeto y temor piadoso.

Muchos de nuestros jueces, magistrados y educadores expresan alarma sobre el daño que los programas de televisión están haciendo. Los niños han sido muy influidos por el mundo de fantasía que se ve en la televisión. Tratando de corregir el problema, algunas escuelas han iniciado programas especiales para los estudiantes más jóvenes para enseñarles a relacionar con el mundo real.

Los programas de televisión se están degenerando más y más. Por la influencia de ellas la vida familiar se está degenerando al igual. Se pasan escenas de divorcio, adulterio, y abortos como si fuera lo normal. Además receptores de satélites traen la suciedad y pornografía de otros países también. Los video grabadores casete facilitan el captar tales programas vergonzosos que salen mientras la familia no está en casa para que los vean a una hora conveniente y también para ver películas pornográficas alquiladas. Hay programas de deportes que se radian veinticuatro horas al día. Estos programas sirven para quitar los pensamientos de las realidades de la vida, y para malgastar el tiempo.

¡Todos los padres que temen a Dios deben sonar la alarma! Satanás ha entrado al hogar bajo el disfraz de la televisión y la radio. ¿Dónde están las conversaciones pacíficas e íntimas que son tan esenciales para el bienestar y la unidad familiar? ¿Dónde están los tiempos inspiradores al alma cuando padre, madre, hijo e hija gozan el cantar y orar juntos? Muchos se ven robados de las bendiciones de vida más finas y nobles por el consumir la basura que el mundo frío ofrece en su lugar. Lo emocionante, la música popular y la diversión nunca darán una satisfacción verdadera. Tampoco pueden reponer lo que ya se perdió- una quieta vida familiar donde Dios toma el primer lugar. Sería muy difícil que un hogar con televisión mantuviera un ambiente conveniente para la vida cristiana limpia, la que abunda con lo que "es verdadero, honesto, justo, puro, amable" y etc. (Filipenses 4:8)

Aunque no tan poderoso como la televisión, la radio igualmente es dañosa a la vida espiritual. ¿Quién que ama a Dios quiere llenarse con los cantos del "amor" mundano? ¿No es mucho más precioso un corazón que brota con el gozo de la salvación en canciones que perturbar la mente con la codicia de los inconversos?

Vivimos en los últimos días. El juicio de Dios pronto caerá sobre los que buscan y siguen el placer de este mundo. "Por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará" (Mateo 24.12) Cuando el día de la gracia haya pasado, no habrá remedio ni manera de enmendar la vida. Mejor es estar sin la radio y la televisión que incurrir la ira de Dios y ser llamado a cuentas por haber faltado en enseñar a nuestros hijos el camino en que deben andar. "Ninguno puede servir a dos señores". (Mateo 6.24) "Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él". (Proverbios 22.6)

Al considerar tales verdades tan asombrosas y atemorizantes ¿no sentimos el llamamiento en nuestro corazón a las cosas mejores y a más conocimiento de Dios? "Por lo cual, salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor". (2Corintios 6.7) El plan de Dios para nuestra vida es uno que nos aleja de la corrupción que es tan común en el mundo. Nos atrae a su lado donde encontraremos un profundo contentamiento y satisfacción. El verdadero gozo no se encuentra en la diversión ni en la sensualidad, sino en el tesoro perdurable de un conocimiento personal de Dios. Amado lector, respondamos a la invitación de Dios para alejarnos de todo lo que destruye y corrompe. Vamos a aferrarnos a todo lo que produce lo valioso, el amor, y una relación perfecta con nuestro Dios creador.

--autor desconocido